10 razones por las que Gossip Girl debería volver a nuestras vidas

Gossip Girl es una de esas series que nos ha inculcado una idea de preconcebida de la ciudad de Nueva York, pero que también nos regaló cinco temporadas de sobresaltos y un final relativamente inesperado. Queridos, ¡volved a nuestras vidas!

Aunque parezca mentira, en septiembre hace ya 10 años que Gossip Girl llegó a nuestras vidas, es decir, hace 10 años que todos nos creímos que podíamos formar parte de esa Manhattan's elite de la que hablaba la dueña de la página web. Serena, Dan, Nate, Blair y Chuck formaban esa pandilla en la que a priori todos querríamos estar, eran el squad original que se podría reír del de Taylor Swift en su cara (grupito del que curiosamente también forma parte Blake Lively, a.k.a Serena). Pero después de ver todo lo que pululaba alrededor de sus vidas, se te quitaban un poquito las ganas de pasearte por la 5ª Avenida en tu limusina, qué digo de pasearte, ¡de vivir allí! Sin embargo, como ya hace tiempo que comenzó nuestra dieta detox gossipgirliana, cuando vemos escenas de la serie nos dan ganas de volver a ver al grupo junto y de llevar diademas. Por eso, y por estas razones, queremos tener de nuevo Nueva York de fondo en nuestras pantallas:

1. El primero y más importante, ¿quién se va a creer que Dan era de verdad Gossip Girl? A ver amigo, que medio te han aceptado en ese grupo al que no perteneces desde primera hora, que puede que al principio lo hicieras, ¿pero por qué no cortaste en la tercera temporada?, ¿por qué no cortaste cuando fuisteis a la universidad?, ¡si hasta Chuck medio te apreciaba!... No sé qué clase de experimento sociológico estabas llevando a cabo. 

2. Porque se ve que Lily y Rufus si tuvieran otra oportunidad intentarían de nuevo volver a salir juntos, porque no les ha quedado claro desde primera hora que esa relación no va a ninguna parte, y ya que Serena y Dan están casados, se podría volver a sembrar la duda de si son hermanos.

3. Porque sería muchísimo más intenso y difícil el visionado de la serie con las redes sociales en su punto fuerte, y es que cada dos por tres tendríamos la mosca detrás de la oreja con un posible spoiler y el único sitio seguro sería Google Plus.

4. Porque el mundo necesita que Blair vuelva a Constance, aunque sea como profesora, ¡o mejor! como directora, y que imponga las diademas como parte del uniforme.

5. Para que el padre de Serena se la juegue a su madre, a su hermano y a ella de nuevo, y a ser posible que en el tándem entre también su abuela loca. ¿En qué otra serie ha habido un grupo de adultos que se comporten tanto como adolescentes?

6. Porque hay que eliminar al personaje de Jenny Humphrey de nuestras vidas, hacer como si no hubiese existido, al menos durante las dos primeras temporadas.

7. Porque queremos ver si Nate ha hecho ya algo real con su vida o sigue yendo de chica en chica y de negocio en negocio guiando su devenir gracias a sus más bajos instintos. Vale, es muy mono y todo eso, pero para ya Nate, ¡para ya!

8. Porque en el spin-off podrían interpretar a personajes que tengan verdaderamente su edad, porque en la serie original estaban en el instituto y todos habían pasado la veintena. Quizás es que eran los repetidores del curso, pero lo dudo. Además, de esta forma no crearían expectativas altas de lo que uno se puede encontrar en secundaria y bachillerato.

9. Porque alguien necesita devolver el traje de tres piezas, y la elegancia así en general, a la tele y a nuestras vidas, y Chuck, a.ka. Ed Westwick, es el elegido para ello. Recordemos que el actor es inglés y que algo de elegancia innata debe de tener...

10. Y la última razón: porque eran unos personajes con los que era muy sencillo empatizar, ¡míralos ahí, tan ricos y desvalidos como el resto de nosotros!,  ¡y cómo sufrimos con ese maldito príncipe monaguesco!, ¡y cómo disfrutamos del final de Chair!

Pues eso, x.o.x.o, Gossip Girl.

Estudio Periodismo en la Universidad de Sevilla y pienso mucho aunque no lo parezca. Me gustan el chocolate, los helados y los dulces por encima de casi todo. Soy muy feliz.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.