10 series de nuestra infancia que nos marcaron para siempre

Sin darnos cuenta, nos convirtieron en los adultos concienciados que somos ahora.

Que nuestra generación madrugaba durante las vacaciones para ver estas series es una realidad. Y es que para nosotros eran mucho más que unos dibujos animados.

1. Los Rugrats. 

La madre de ascendencia judeo-rusa de Tommy, la exitosa madre de Angélica (directora ejecutiva de su propia empresa), el feminismo de la madre de Phil y Lili, el reparto de tareas del hogar, la muerte de la madre de Chuckie, su familia monoparental y, después, su madrastra y hermanastra japonesas, la estrecha amistad de Tommy con su perro Spike… Muchísimas situaciones que tenemos ya interiorizadas gracias a que los Rugrats nos las normalizaron de manera magistral. 

2. Las tres mellizas. 

Puede que a contar no enseñaran, porque eso de que fueran tres y mellizas nunca me quedó del todo claro. Pero sí nos advirtieron de lo que nos podía pasar si nos portábamos mal: «aunque seamos muy traviesas, obedecemos sin chistar» porque, si no, viene la bruja Aburrida y te lía una de sus movidas. También es verdad que así aprovechaban para enseñarnos un poco de cultura general a través de cuentos clásicos con sus respectivas moralejas, que tampoco nos venía mal. Suficiente para unos críos de cinco años, su público potencial.

3. David el gnomo. 

La serie nos enseñó a respetar el medio ambiente a través del pacifismo de los gnomos. También aprendimos gracias a las dotes veterinarias de David datos sobre el comportamiento y costumbres de diferentes animales. Y ya, desde los créditos iniciales, nos recordaban que «nadie es mejor por ser más grande». Lo de que fuera Lisa la única encargada de las tareas del hogar ya es otra historia, pero, aun así, ella también demostraba ser tan inteligente y resolutiva como su marido. Para una serie que se estrenó en 1985 no está mal.

4. Las Supernenas. 

Cada una tenía su propia personalidad y todas estaban bien. Pero los personajes más destacables eran la secretaria del alcalde, que demostró en muchas ocasiones ser mucho más que un cuerpo atractivo y animaba a las chicas a luchar por sus derechos, y Him, que ha dado más visibilidad al colectivo LGTBIQ+ que Peppa Pig, Pocoyó y la patrulla canina juntos. 

5. La banda del patio.

T.J., bastante bajito, era el líder del grupo. Spinelli odiaba parecer demasiado afeminada y adoraba la lucha libre. Era bastante bruta, pero sabía emplear su fuerza para ayudar a los demás. Vince era afroamericano, parecía un deportista de élite (quizás un poco cliché) y tenía un corazón de oro. Gretchen era tan inteligente que los mayores la conocían como "Chica Lista"; era sensible y un poco friki y sus amigos la admiraban por ello. Mikey tenía sobrepeso, escribía poesía, bailaba danza clásica y era el más pacífico, por lo que en ocasiones se metían con él, pero sus amigos siempre lo defendían. Gus era el niño nuevo, procedente de una disciplinada familia militar, y quería seguir los pasos de su padre. Era inseguro, bajito y asustadizo, y un as jugando al balón prisionero. También estaban las Ashleys, Randall, el rey Bob, la chica colgada bocabajo, la del columpio, los excavadores, el chico gurú… En resumen, La banda del patio nos enseñó a gestionar todos los problemas que pudieran surgirnos en el colegio. 

6. Kim Possible. 

Kim nos demostró que puedes ser chica, adolescente, estudiante de matrícula, buena persona, animadora, luchar contra el crimen y patearle el culo a tus malvados enemigos sin despeinarte. No olvidemos tampoco que su madre era neurocirujana. ¿Y recordáis a Nana Possible? Parecía una abuela normal, pero fue la primera mujer en completar el entrenamiento SEAL y se adiestró en un monasterio Shaolin. Ejemplos femeninos no nos faltaban. Ron, por otra parte, era el ejemplo de que los chicos pueden expresar libremente sus sentimientos y de que puedes vencer tus miedos y lograr lo que te propongas. Y, aunque la rata topo desnuda no es tan adorable como nos habían hecho creer, Rufus nos enseñó que todos los animales merecen nuestro amor.

7. Kuzco: un emperador en el cole. 

Después de la película El emperador y sus locuras, Kuzco consiguió su propia serie y nos enseñó que el dinero no da la felicidad y que lo más importante es la amistad, la humildad y la honradez. Bueno, y que las llamas molan. Eso también. 

8. Dave, el bárbaro. 

Da igual si eres un chaval cobarde y asustadizo, si te preocupas o no por tu físico y por las apariencias, si eres un viejo mago despistado o una espada borde y sarcástica… Mientras te mantengas unido a tus amigos y familiares, podrás lograr lo que te propongas, dirigir un reino y luchar contra el mal. Bueno, igual lo del reino no, pero quién sabe…

9. Pepper Ann. 

Pepper Ann trató sin tapujos temas importantes como los cambios físicos y psicológicos provocados por la pubertad, el divorcio de sus padres, el bullying, la igualdad de género y el militarismo (su tía era boina verde), entre otros. Fue, además, la primera serie de animación de Disney creada por una mujer.

10. Dinosaurios.

Aunque no era una serie para niños, sus guionistas se preocuparon por concienciarnos acerca de temas importantes, adaptando las tramas para hacérnoslo más sencillo. Hablaron durante la década de 1990 de ecologismo, igualdad de género, acoso sexual, derechos LGTBIQ+, drogadicción, racismo y pacifismo. No olvidaremos nunca que la extinción de los dinosaurios al final de la serie sucedió por el cambio climático que ellos mismos habían provocado. 

Historiadora y gestora del patrimonio cultural, maña, ecologista y buena gente (creo). Me gustan los abrazos, la tarta de queso y el café. PD: Sigue nadando.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.