10 situaciones que solo las personas con insomnio entenderán a la perfección

Estarás leyendo esto a las 4am.

1. Cuando en mi casa a las 11 de la noche todo el mundo se va a dormir, para mí comienza la aventura y la magia. 

 

2. Ya ni siquiera hago el esfuerzo de ponerme el pijama y meterme en la cama, ya sé lo que me espera.

 

3. Aunque a veces, me engaño a mí misma creyendo que ese día, será el día en el que consiga dormir. Pero nada: mi nivel de energía se triplica, en cuento me tapo con las sábanas. 

 

4. Cuando a la mañana siguiente me encuentran en el salón, con unas ojeras tan grandes como zanjas, y antes de que señalen lo obvio, les digo: lo que se ve, no se pregunta. 

 

5. Todas mis personalidades listas para una noche más de insomnio.

 

6. Durante esas horas, he visto vídeos sobre maquillaje, sobre cómo hackear una cuenta de Facebook, etc. Me he vuelto experta en cientos de temas e incluso he hablado con algún que otro desconocido de Internet que al igual que yo no podía dormir, y bueno, he buscado la cura para mi insomnio, sin resultado. 

 

7. Al final, he aceptado que soy una persona nocturna y he conseguido convertir el tiempo que paso despierta durante la madrugada, en tiempo productivo. 

 

8. Yo intentando convencerme de que, algún día, podré dormir como una persona normal. 


9. Hay noches en las que siento que mi insomnio es un problema enorme, y decido, una vez más, volver a intentarlo. Pero cojo mi móvil, chequeo mis redes sociales, entro a Youtube, y veo un vídeo que captura mi atención: los hábitos más perjudiciales que causan insomnio, y doy click, y luego el propio vídeo me recomienda otro vídeo y pienso que necesito saber esa información, y doy click, y así sucesivamente. Cuando me doy cuenta, son las 4:00 a.m. 


10. Otra noche perdida. Así que me levanto y me preparo un café con leche y unas tostadas: es hora de empezar el día. 

Redactora en The Idealist, me gustan los cafés bien cargados, devorar los libros y aspirar el olor de sus páginas, las margaritas, los helados de chocolate y el olor a vainilla. Soy amante del Social Media, de la escritura y del buen humor.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.