15 cosas que has vivido si de verdad sientes los colores de tu equipo

Ellos te han enseñado lo que es defender aquello en lo que crees en las buenas y, sobretodo, en las malas.

Si no entiendes a esa gente que dice que el fútbol son solo tíos corriendo en calzoncillos detrás de un balón, si te pones nervioso cuando se acerca la hora del partido y alguna vez has mirado a la pantalla de tu portátil o TV con frustración porque tu equipo iba perdiendo, si recuerdas cada remontada, cada gol épico, cada competición que ha ganado tu equipo y cada jugador que lo compone te merece la pena leer esta lista.

1. Has llorado cuando se ha ido algún jugador.

2. Has llorado, golpeado cosas, gritado a personas y muerto de la rabia cuando tu equipo ha perdido ese partido que no podía perder.

3. Has sido muy feliz cuando se ha ido algún jugador.

4. Has gritado a la pantalla del televisor.

Has escrito tuits endafado y te has cagado en todo lo cagable porque tu sabías perfectamente lo que había que hacer y cómo había que hacerlo para ganar el partido pero nadie te ha oido porque por alguna estraña y desconocida razón tu no eres el entrenador.

5. "¿En seriooooo?¿De verdad has fallado ese tiro a puerta? Eso lo marco hasta yo con los ojos vendados"

Estas requetefamiliarizado con este pensamiento.

6. Te has cagado en un árbitro.

Vale, esto no está bien pero todos somos humanos ¿no?

7. Has pensado alguna vez que...

Esa derrota ha sido injusta, que ese equipo es muy sucio, que esa falta no era falta y que ese gol del equipo contrario era fuera de juego.

8. Se te ha quedado esta cara cuando han anulado ese gol de desempate que, clarísimamente era gol, por fuera de juego.

9. Has estado a punto de morir de un ataque de un ataque al corazón durante los penaltis.

De hecho, has empezado a sudar muy fuerte cuando quedaba un minuto para que se acabara la prórroga y nadie marcaba gol.

10. Tu cara durante la semana siguiente a que tu equipo perdiera una final/competición importante.

11. Te has emborrachado viendo algún partido, te has emborrachado celebrando alguna victoria y te has emborrachado después de que perdieran ese partido que no podían perder.

12. Has deseado con todas tus fuerzas que ese partido acabara ya, en ese momento, con ese resultado.

13. Te sabes el himno de tu equipo, las canciones que se cantan en el campo, cada jugador de tu equipo y hasta los que deberían fichar.

14. Tu equipo te ha arreglado más de un día de mierda.

15. Ellos te han enseñado lo que es defender aquello en lo que crees en las buenas y, sobretodo, en las malas.

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.