21 cosas que sólo entenderás si eres canario

Un Clipper de fresa, por favor.

1. Creciste comiendo galletas rosa, munchitos y batidos Millac.

2. Te encantan los sandwiches de atún y millo.

La gente te mira raro pero, a ver, ¿qué hay mejor que esa mezcla enviada por los dioses?

3. Sabes que el mejor sabor de Nestea es el Mango-Piña.

Y te llevaste la mayor sorpresa de tu vida cuando te enteraste que sólo se vende en Canarias.

Igual que el Appletiser.

4. No te dan asco ni las algas ni la arena.

No pasa nada si tienes los pies llenos de arena o algas en el pelo ensalitrado. Y te parece gracioso cuando tu amigo del interior peninsular pone cara de circunstancia cuando le llevas a la playa y hay sebas.

5. Si naciste en verano, seguramente aprendiste antes a nadar que a andar.

6. Has tenido que vestirte de canario para ir al colegio el día de Canarias.

Y todo es drama hasta que descubres que con un short vaquero y un fajín tienes el outfit perfecto para ir de romería.

7. Y hablando de romerías, ¿quién no se ha pillado sus primeras borracheras con Clipper de fresa con Malibú?

8. Eso sólo hasta que descubriste el bendito Ron Arehucas, bebida carnavalera por excelencia.

9. Carnavales en los que, por supuesto, has bailado la canción de la Banda de Agaete.

10. Para un canario, todo está lejos.

Un trayecto de cinco minutos en guagua nos parece más largo que la trilogía de El Señor de los Anillos. Viajar entre islas ya ni te cuento, es como cambiar de continente, pero por lo menos regalan donuts en el avión.

11. Dos palabras: Ambrosías Tirma.

12. Has crecido viendo el Teide en el horizonte.

O en tu isla, si eres de Tenerife.

13. Has pasado el fin de año en la playa.

Y, por supuesto, te has bañado de madrugada.

14. Vas en cholas a todas partes.

Al supermercado, al médico, en verano, en invierno… da igual, ir en cholas es un estilo de vida.

15. ¿El pueblo? ¿Eso que es? Nosotros de vacaciones vamos al sur.

Que está más o menos a 20 minutos de nuestra casa.

16. Si te has ido a estudiar o a vivir fuera, has tenido que comprarte tu primer abrigo.

17. Y además te parece que todo lo que sea por debajo de 18º es frío invernal.

18. Te has creído gemólogo recogiendo piedras de olivina del suelo.

19. Conoces el mar como la palma de tu mano.

Y no le tienes miedo, sino respeto.

20. Se te ponen los pelos de punta cuando escuchas Vivo en un archipiélago y Vamos cantemos, somos siete.

Siente el latir de un solo pulso.

21. En definitiva, te sientes orgulloso de tu tierra, de tu habla, de tus costumbres y de pertenecer al verdadero paraíso terrenal.

Qué suerte vivir aquí.

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.