6 hábitos de la vida moderna que pueden ser increíblemente malos para tu salud mental

Diferentes hábitos que influyen en tu salud cognitiva y qué hacer con ellos.

Según los expertos, nuestro estilo de vida moderno está astillando las vías neuronales y haciéndonos más lentos, más densos y menos capaces de crear pensamientos originales.

La hiperconectividad está pasando cada vez más factura a nuestros cerebros. Al final, terminamos siendo menos productivos e ineficaces.

Cuando se trata de nuestra salud, no siempre pensamos en nutrir nuestros cerebros de la misma manera que nutrimos nuestros cuerpos. Pero para ser nuestro yo más productivo, necesitamos hacer más de lo que mejora nuestra salud cerebral, y menos de lo que causa el declive cognitivo.

Empieza por ajustar tus hábitos diarios y evitar estos hábitos modernos comunes - tu mente te lo agradecerá.

1. Hacer ejercicio. 
La inactividad física tiene su precio: está relacionada con el desarrollo de problemas de salud crónicos como enfermedades cardíacas, obesidad, depresión, demencia y cáncer. Mucha gente está demasiado ocupada para hacer tiempo para "actividades básicas de movimiento" que pueden frenar el declive cognitivo - caminar, andar en bicicleta, estirarse, etc..
La actividad física regular puede beneficiar cognitivamente y aumentar los químicos cerebrales que promueven una mejor memoria y aprendizaje, y médicamente. 

2. ¿Crees que eres multitarea? Piensa de nuevo.
Nuestros smartphones se han convertido en navajas del ejército suizo. Los usamos todo el tiempo. Enviamos mensajes de texto mientras cruzamos la calle, nos ponemos al día con el correo electrónico mientras viajamos, leemos o escuchamos podcasts mientras hacemos cola.
Seguramente habrás oído que la multitarea es mala para tu productividad. Resulta que es un hábito que también reconfigura el cerebro y te hace menos efectivo.
Cuando la gente cree que está realizando varias tareas a la vez, en realidad está cambiando rápidamente de una tarea a otra. Y cada vez que lo hacen, hay un costo cognitivo al hacerlo.

3. La sobrecarga de información lleva a una innecesaria sobreestimulación del cerebro.
El gran volumen de correos electrónicos, actualizaciones sociales y notificaciones que recibimos puede ser abrumador. El flujo constante de contenido si no se gestiona puede causar estrés y llevar a la sobrecarga de decisiones.
Para maximizar tu cerebro cada día, usa mejores herramientas y configuraciones para filtrar la información a lo largo del día. Cuando organices tu día con estos principios en mente, probablemente aumente la eficiencia de tu cerebro de manera significativa.

4. Todo ese tiempo de pantalla puede impactar negativamente en el bienestar mental y emocional.
Hoy en día, las interacciones cara a cara están siendo reemplazadas cada vez más por herramientas digitales. 
Una conversación cara a cara es increíblemente beneficiosa para tu cerebro. 
La falta de una verdadera interacción personal limita las oportunidades del cerebro para hacer mejores conexiones. También puede conducir a la soledad y la depresión - condiciones mentales que contribuyen significativamente a la reducción de la salud del cerebro.
Establece límites claros con las pantallas para evitar el desarrollo de hábitos perjudiciales. El objetivo no es evitar el tiempo de pantalla por completo, ya que eso no es realista en la vida moderna. Sin embargo, si vas a usar un dispositivo, ten cuidado.

5. Los auriculares son muy perjudiciales. 

A la gente, por naturaleza, le encanta subir el volumen. Hace que la música suene más "divertida" e inmersiva, pero puedes dañar fácilmente tu audición.
Si pones la música demasiado alta constantemente, puedes dañar tu audición. Pero no se trata sólo de tus oídos: La pérdida de audición en los adultos mayores está relacionada con problemas cerebrales, como el Alzheimer y la pérdida de tejido cerebral.

6. Dormir mal trastorna el cerebro.
La privación de sueño puede tener graves consecuencias a corto y largo plazo: puede retrasar los tiempos de reacción, los niveles de glucosa, el estado de ánimo, el dolor de cabeza, el deterioro de la memoria y los desequilibrios hormonales. 
El sueño es absolutamente esencial para el cerebro. Cuando se priva al cerebro de un sueño saludable, se resiente la forma en que procesa la información, consolida los recuerdos, establece conexiones y elimina las toxinas.
La falta de sueño ralentiza el pensamiento, perjudica la memoria, la concentración, el juicio y la toma de decisiones, e impide el aprendizaje.
Mejorar tus hábitos de sueño podría ser una manera importante de mejorar la salud del cerebro. 7-8 horas/noche de buen sueño es esencial para estimular nuevas conexiones y el crecimiento del cerebro.


 

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.