7 indicios de que estás madurando (y de que te estás haciendo mayor)

Lejos quedan aquellos tiempos en los que nuestra mayor preocupación era poner el nick del messenger en colores degradados.

Cuántas veces les habremos achacado a nuestras mandres que dejen de recetarnos cosas, ¡¡cuantísimas!! Para finalmente acabar dándoles la razón. Y es que los años nos hacen comprender esa sabiduría intrínseca que conllevan, y a medida que maduramos y nos hacemos más viejos empezamos a hacer las cosas medio bien, o al menos un poquito mejor. Por ello, os dejamos por aquí los indicios que ayudan a reconocer que estás madurando y que por supuesto, estás cumpliendo años.

1. Coges la rebequita o la chaqueta sin que te lo diga tu madre. Porque se acabó llevar capas y capas de ropa que no abrigan nada y que hacen que parezcas una cebolla, ahora lo que haces es cogerte tu buen abrigo o tu buena chaqueta de cuero para sobrellevar las frías noches de invierno.

2. Le dices a tus amigas cuando se van a recoger que "tengan cuidadito" y que te avisen cuando lleguen a casa. Pero lo dices totalmente en serio, aunque vivan dos calles más abajo y sean las ocho de la tarde... ¡¡Cuánto daño han hecho las series a nuestras vidas!!

3. Dejas de llevar el móvil y las llaves en los bolsillos de los vaqueros y empiezas a usar bolsos. Incluso, algunas veces, se te va de las manos y compras uno en el que tú misma cabes dentro. Eso sí, también tienes uno enano que llevas de adorno porque sabes que podrás guardar las cosas en el de alguna de tus amigas.

4. Te empieza a resbalar todo lo que pueda verter la gente sobre ti. Es más, si antes ya pasabas ahora será incluso mejor, porque comprendes lo vacuas que son sus vidas. 

5. Hay gente de tu misma edad que está haciendo "cosas". como ganar medallas en las olimpiadas, desfilar en las semanas de la moda, escribir libros trascendentales y demás, mientras tú vagas entre los universos paralelos del becario, los estudios y los trabajos que medio vas consiguiendo. Lo peor llega cuando descubres que esa gente jovenzuela que se mueve tan bien por el mundo, tiene menos años que tú. Pero tranquilos, todo llegará (o no), (o sí).

6. Comienzas a lanzar advertencias a los niños de tu entorno del estilo: "no corras con el Chupa Chups en la boca, que te vas a clavar el palo si te caes" o "átate los cordones".

 

7. Estás tan tranquilo en el sofá leyendo o viendo alguna serie cuando de repente te quedas dormido, y cuando despiertas no sabes qué hora es, en qué momento se te cerraron los ojos o si tienes narcolepsia.

Y cuando menos te lo esperes, estarás leyendo los whatsapps de tu grupo de amigas con tus gafas "del cerca" en la punta de la nariz y tecleando letra por letra...

Estudio Periodismo en la Universidad de Sevilla y pienso mucho aunque no lo parezca. Me gustan el chocolate, los helados y los dulces por encima de casi todo. Soy muy feliz.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.