8 detalles del día a día que te harán comprender por qué tiene que existir y reivindicarse el Día Internacional de la Mujer

Si eres de esas personas que se cuestiona por qué tiene que haber un Día Internacional de la Mujer, quizás te convenga leer esto.

Hoy, día 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. Hoy se conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona. 

Desde la primera vez que se celebró en 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, hasta que la ONU declaró que en 1975 se celebraría el Año Internacional de la Mujer, y hasta ahora, gracias al feminismo, al que actúa, se han conseguido muchos logros, pero aún queda mucho más por andar.  

Si eres de esas personas que se cuestiona por qué tiene que haber un Día Internacional de la Mujer, quizás te convenga leer esto. En esta lista quiero reflejar una serie de detalles del día a día que te harán comprender por qué tiene que existir el feminismo:

1. ¡Vaya! Las casualidades del destino, y de la genética han decidido que nazcas mujer.

En primer lugar, quiero que sepas que queda un camino duro por delante. Como mujer, lo más normal es que cuando llegues a cierta edad acabes por tener la regla, lo que quiere decir que, como es habitual, acabes consumiendo paquetes y paquetes de compresas y tampones.

Estos productos, que tendrían que considerarse de primera necesidad, tienen un coste de lujo. Sí, amiga, estoy hablando de la “tasa rosa”. Teniendo en cuenta que te vas a pasar unos 35 años comprándolos, quizás no salga muy económico.

Sin embargo, gracias a la concienciación que se va consiguiendo gracias al feminismo, esto también está cambiando. Por ejemplo, Canarias ha sido la primera comunidad autónoma española (y el primer territorio en el mundo) en eliminar ese 10% extra que tienen que pagar las mujeres en España por consumir compresas, tampones o copas menstruales.

2. ¡Ah! Y si hay algo en lo que somos afortunadas es en la cantidad de métodos anticonceptivos que existen para nosotras.

El DIU, el parche, la inyección, la esponja y el anillo anticonceptivos, el capuchón cervical, el diafragma, el condón femenino y los espermicidas. ¡Ufff! Toma aire después de tal enumeración. ¿Y para el hombre? El condón y… ¡el condón!

Y como curiosidad, si te estás preguntando por el precio del condón femenino, es de 9 euros la caja de 3 unidades (normalmente). Una caja de 12 preservativos masculinos de Dúrex normales cuesta 9.99 euros, es decir, 0,83 céntimos la unidad.

Por cierto, es normal que no conozcas ninguna marca de preservativos femeninos, yo en 23 años no he visto a ninguna anunciándose en la tele.

3. Vale, vale, vale, tú sigues depilándote, bien porque te sientes más cómoda, porque te gusta o porque aún no has sido igual de valiente que Amaia de OT.

¿Quieres afeitarte las piernas? Prepárate para pagar más que tu hermano, tu padre o tu novio por ello.

Después de leer este artículo de El País (05/11/2014), me propuse hacer una búsqueda en las webs de diferentes supermercados para comparar el precio de las cuchillas de afeitar destinadas a los hombre y aquellas que se destinan a las mujeres, y sorprendentemente (no), además de una diferenciación por color, también hay una por precio:

CARREFOUR: 

Wilkinson Maquinilla afeitar desechable Extra Activ II con aloe (5 uds.): 1,88 euros

Wilkinson Maquinilla afeitar desechable Extra Activ II for women (5 uds.): 2,79 euros, ¡y sin aloe vera!

EL CORTE INGLÉS:

Wilkinson Extra 2 Activ maquinilla de afeitar desechable bolsa (5 uds.): 2,15 euros

Wilkinson maquinilla para depilar desechable Beauty Extra II con aloe vera (5 uds.): 2,70 euros, ¡aquí sí que tenemos aloe!

EROSKI;

Cargador manual Gillete Fusion (4 uds.): 12,43 euros

Cargador Venus Breeze (4 uds.): 13,09 euros

 

4. ¿Pero qué tiene de malo que te digan guapa cuando vas por la calle?, ¡vaya amargada! 

Sí, guapa, ojalá fuese siempre eso, ojalá no me hicieras saber lo que me harías si tuviera más de 18 años, o si no tuviera novio, o lo que opinas de mi culo.

5. ¡Ah! Y esa es otra, porque un “NO” no te frena en tu intento de intentar ligar conmigo.

Si hay algo que te frena es que te diga que tengo novio o que este tenga que meterse en problemas por tu culpa, porque, ¿qué hago yo decidiendo por mí misma si me gustas lo suficiente siquiera como para entablar una conversación contigo?

 

6. Un sábado cualquiera sales con tus amigas y amigos, decides vestirte como te da la gana, te bebes las copas que te da la gana (o no bebes) y te vas a casa cuando te da la gana.

Alguien se ofrece a acompañarte pero tu casa queda a 15 minutos andando, así que no les vas a cortar el rollo para eso. Sin embargo, durante todo el trayecto llevas el móvil en la mano con el número de tu padre o tu madre en marcación rápida, y si me apuras, el 112.

¿Qué necesidad tiene cualquier niña, chica o mujer de ir con miedo por la calle a partir de las 10 de la noche?, ¿qué necesidad tiene de ir andando por la carretera en lugar de por la acera por si alguien la asalta desde un portal?, ¿qué necesidad tiene de llevar la llave a mano y mirar hacia atrás mientras intenta, con manos temblorosas, meterla en la ranura de la cerradura?

7. Después de haber invertido en tu educación, sales al mercado laboral deseando comerte el mundo.

Tienes una carrera, un máster, un curso de experto y hablas dos idiomas, ¡cómo te vas a cargar a los que hay sentados en la sala de espera para hacer la entrevista! Y sí, te los cargas, pero a medias, porque luego descubres que no te pagan lo mismo que a tu compañero, aunque este hable un idioma menos.

El lunes pasado en La Vida Moderna, programa de radio de la Cadena Ser, presentado por David Broncano, Quequé, uno de los colaboradores, invitó a la cómica Valeria Ros, que comentó la anécdota de que una vez escuchó a un compañero de trabajo preguntarle a su jefe que por qué ella cobraba lo mismo que él.

8. ¡Ah! Y considérate afortunada si en la entrevista no te han preguntado los años que tienes, si tienes pareja y si tienes pensado tener hijos a corto/medio plazo.

Porque está claro que las mujeres que quieren ser madres son los nuevos juguetes rotos de la industria. Quién nos iba a decir que íbamos a ser el próximo Macaulay Culkin sin haberle echado mano a la botella de alcohol ni una sola vez en la vida.

Y esto, como decía al principio, sólo es una pequeña enumeración de aquello a los que nos tenemos que enfrentar las mujeres en nuestros primeros años de vida. Luego, viene todo eso de “¿y cuándo vas a ser madre?”, “¿vas a meter al niño en la guardería siendo tan pequeño?”, “¿estás segura de que no quieres tener hijos?”, y después viene el no poder reincorporarte al mundo laboral de forma normal y no poder cobrar una pensión digna con la que poder mantenerte.

Si quieres saber más de los porqués de la huelga de hoy, puedes leer este Manifiesto Feminista.

Artículos relacionados:

10 comentarios que las mujeres tienen que soportar de algunos "hombres"

9 frases que una mujer nunca debe olvidar

15 mujeres que cambiaron la historia

Estudio Periodismo en la Universidad de Sevilla y pienso mucho aunque no lo parezca. Me gustan el chocolate, los helados y los dulces por encima de casi todo. Soy muy feliz.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.