8 trucos para ahorrar siendo universitario

Porque la vida universitaria ya es lo suficientemente dura.

Martes. 3 de la tarde mientras hacéis un trabajo en grupo. "¿Por qué no pedimos comida a domicilio?", pregunta uno de tus compañeros. Parece que es imposible ahorrar siendo universitario: entre la matrícula, los libros, los mil y un apuntes y los precios de sangre de unicornio de la copistería. Pero sí, sí se puede, desde aprovechar tu carnet de estudiante hasta conseguir que te envíen muestras gratis de productos a tu casa. Todo sea por ahorrar:

1. Vende todo lo que no uses.

Cada año se acumulan en tu casa apuntes y libros de materias que ya no te hacen falta. Aprovecha las plataformas de compra-venta para sacarte un dinerillo extra y no acumular cosas que no necesites.

2. Evita gastar en comidas innecesarias fuera de casa.

Si ves que todos los días bajas a la cafetería un par de veces a tomarte dos refrescos, tenemos que decirte que además de no ser sano, es de los primeros recortes que tienes que hacer. Planifícate la semana y llévatelo de casa, tanto la comida como las bebidas que creas necesitar.

3. Aprovéchate de las muestras gratuitas.

Hay plataformas, como Concursitis, que te envían a casa muestras gratis de productos a domicilio para que los pruebes: desde productos de alimentación hasta productos de belleza. Es también una forma de ahorrar en estos productos sin tener que renunciar a ellos.

4. Busca un compañero de piso.

Si estás alquilando un piso tu solo, piensa en la posibilidad de encontrar a alguien con quien compartirlo y dividir el gasto del alquiler a la mitad.

5. Tienes un carnet universitario, úsalo.

En casi todas las ciudades del mundo el carnet universitario te permite acceder a actividades, cines, museos o talleres con descuentos. Las propias universidades tienen guías donde te explican en qué actividades puedes beneficiarte de esas ventajas así que échale un vistazo a los acuerdos que tenga tu universidad para no pagar de más.

6. Camina o ve en bici siempre que puedas.

Gastos diarios en taxis, autobuses o en pagar un coche también hacen daño al bolsillo. Hay grandes ciudades donde el abono de transporte te permite llegar a todos los rincones de la ciudad, pero otras donde es más efectivo ir con tu propia bici o caminando. Aprovecha el buen tiempo para sacar la bici del trastero y encima haz ejercicio a la vez que ahorras en tu día a día.

7. Si algo se te da bien, da clases particulares.

Otra forma de ganar un dinerillo extra es en base a tus conocimientos en cierta materia o disciplina. Es bastante habitual que gente que estudia una carrera de Ciencias esté dando clases particulares a alumnos de los últimos años de la ESO o Bachillerato. Simplemente pregunta en tus círculos y quizás alguien necesite de tus conocimientos de Matemáticas, Física, Química o hasta de guitarra.

8. El gym, en casa.

La cuota mensual del gimnasio puedes ahorrártela en muchas ocasiones realizando ejercicio directamente en el salón de tu casa. En YouTube hay clases para quemar grasa, hacer Yoga o pilates. Así que no hay excusas.

Recopilación de sorteos y muestras gratis para que participes. Rastreo de concursos en Facebook o Twitter. ¿Te apuntas?
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.