10 canciones de las que no sabías de su pasado eurovisivo

Temazos que pasaron por el festival y tú sin saberlo.

El festival de Eurovision es ese evento que año tras año mantiene a millones de televidentes enganchados delante de la pantalla para bien disfrutar de la música o en el más común de los casos, ver cómo queda el o la representante de España de turno.

En este festival hay canciones que han conseguido ser un pelotazo más allá de Abba, Loreen o el pasado ganador Mans Zerlmerlöw. Pero muchas otras han llegado a ser hits sin ganar, ni siquiera ganando la final nacional de su país para obtener el billete al eurofestival, vamos a hacer un repaso de algunas de ellas.

1. Yo quiero bailar, Sonia y Selena

¿Quién de vosotros no lo dio todo en las pistas de baile? es más, quien no lo sigue haciendo? La presentación en sociedad de esta canción fue ni más ni menos que en la final nacional de España, en el ya lejano 2001. El dúo no obtuvo el pasaporte a Copenhague, quedando en un noveno puesto, en una gala donde se impuso David Civera.

2. Sueño su boca, Raúl 

Otro hit veraniego que nos tuvo gran parte del año 2000 meneando la cintura como locos. Se trata de la primera intentona del cantante para ir al festival –en 2014 lo volvió a intentar--. Se quedó con la miel en los labios, ya que quedó segundo, sólo por detrás de Serafín Zubiri, quien se estrelló en Estocolmo.

3. Fly on the wings of love, Olsen Brothers

En el 2000 un dúo de hermanos daneses se llevó el trofeo a Copenhague con una canción dedicada a las señoras de mediana edad. Y este homenaje se convirtió de la noche a la mañana en un himno bakala por excelencia.

4. La la love, Ivi Adamou

Esta es mucho más reciente, incluso la podéis recordar vagamente en un año tan concurrido como fue 2012, con Loreen, las abuelitas rusas y Pastora Soler. Representando a Chipre, la joven y atractiva cantante no pasó del 16º puesto, pero no por ello dejó de sonar en radios y discotecas, hasta la actualidad

5. A-ba-ni-bi, Yizhar Cohen & Alfa Beta

Nos vamos a las catacumbas eurovisivas para rescatar una canción verbenera a tope y con miles de versiones en castellano. Los ganadores de 1978, nunca se esperarían que en nuestra casa su tema fue un pelotazo de los que hacen historia, ya que en cualquier verbena de pueblo que se precie, aun suena.

6. Bombo, Adelén

En 2013 esta canción de corte tropical y pachanguero se hizo un huequecito en la terna por la canción del verano. Pero lo que poca gente –eurofans a parte—sabe, es que la joven Adelén se quedó a las puertas de representar al país que es la antítesis del calorcito tropical, Noruega. Ojo al dato con el graznido de la cantante en el video.

7. Je t’adore, Kate Ryan

En 2006, año de la victoria de Lordi hubo uno de los mayores batacazos de la historia reciente del festival. La archifamosísima Kate Ryan llegaba a Atenas con la etiqueta de favorita entre las favoritas para llevarse la victoria. No sólo no ganó, ni siquiera pasó de la semifinal, armando uno de los grandes eurodramas contemporáneos.

8. Zaleilah, Mandinga

Los temas pachangueros suelen tener un gran éxito después de su paso por el eurofestival, debido a la proximidad con el verano. La canción rumana de 2012 no fue menos, y lo consiguió en nuestro país con una receta que la abocaba al éxito: ritmos latinos, estribillo facilón y estrofas en castellano.

9. Volare, Domenico Modugno

Bajamos al pleistoceno eurovisivo, a 1958, dos años después del nacimiento del festival. El italiano Domenico Modugno queda tercero con Volare, una de las canciones más versionadas de la historia de la música. Cabe destacar la versión rumbera que se marcaron Los Manolos, entre otras muchas.

10. No pidas más amor, Merche

Eurocanción 2001 no sólo vio nacer a Sonia y Selena, también apareció otra cara conocida bajo el pseudónimo de Luna. Se trata de Merche, quien a diferencia del dúo nos ha ofrecido muchos más discos y éxitos. No me pidas más amor quedó en un discreto sexto puesto, pero ese mismo año apareció en varios recopilatorios. Otro dato curioso es que la cantante, que hizo de jurado en la final nacional de 2014 habló pestes sobre ir al festival, interesante ya que lo intentó como trampolín a la fama.

 

Desde luego el Festival de Eurovision es una caja de sorpresas, son bastantes las canciones que conocemos y que o bien han pasado, o bien lo han intentado. Este año veremos que pasará, pero de momento echando una vista hacia atrás no hay duda de que algo tan freak puede dar muchos buenos ratos.

Historiador del Arte y Periodista Cultural, amante del social media, las series, cine, arte, los paseos por la gran ciudad y cafeinómano empedernido. La vida con una sonrisa siempre es mejor y rodeado de quien más quieres, insuperable.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.