12 propósitos para Año Nuevo que este año tampoco cumplirás

Lo importante es que sigamos proponiéndonos cosas. Aunque las buenas intenciones nos duren dos días.

Ya ha llegado un Año Nuevo cargado de nuevos y brillantes propósitos. "Este va a ser mi año", "no volverá a pasarme lo mismo", "voy a empezarlo bien", o "este año sí que sí" son algunas de las típicas frases que nos decimos a nosotros mismos, intentando concienciarnos de que sí, este año será diferente. Pero no nos engañemos, somos humanos y la mayoría de las veces no cumplimos ni la mitad de lo que nos proponemos. No pasa nada, ya seguiremos intentándolo...o no.

Aquí van 12 propósitos para Año Nuevo que este año tampoco cumplirás:

1. Esforzarme más, o estudiar todos los días. Claro que sí, y no dejar todos los trabajos y responsabilidades para última hora, no llegar tarde a clase o atender más... cuentame más.

 

2. Llevar una vida sana: hacer dieta y ejercicio diario. Hasta que te levantas al día siguiente con unas agujetas y un hambre terrible y decides posponerlo hasta más ver.

3. Perder varios kilos. Hasta que recuerdas lo feliz que la comida te hace.

4. Ser más tolerante y amable con los demás, es decir, ser mejor persona. Hasta que viene el primer tonto de turno y admites que en realidad odias a todo el mundo y estás muy conforme con ello.

5. Dejar de fumar. Te vendría muy pero que muy bien para tu salud, pero estás tan enganchado que cualquiera te dice nada. (¡Déjalo!)

6. Gastar menos dinero. En caprichos o cosas que realmente no necesitas, básicamente. Pero es que esa camisa que vi el otro día era tan mona...y esos zapatos...y...

7. Dedicar más tiempo a estar con la familia. ¿Y menos a salir? Ya.

8. No beber tanto. Este propósito no dura ni una hora, ya que en la fiesta de fin de año todos bebéis hasta morir, o hasta tener al día siguiente una resaca de caballo... y lo sabéis.

9. Tener pareja seria y dejarme de tonterías. Esta sí que es buena. La carne es débil y, al fin y al cabo, no somos tan fuertes. Aunque algunos no encontrarían pareja ni proponiéndoselo, con perdón. Nuestras vidas de solteros aún no han terminado, me temo.

10. Ser más ordenado. "Yo tengo mi propio orden en mi desorden. Sé dónde está todo". Pues eso, aunque no te enfades luego si tu madre quiere tirártelo todo.

11. Conseguir trabajo. ¿En España? ¿Hoy día? Try again, my friend.

12. Decir 'no' más frecuentemente y dejar de buscar excusas. Hasta que te miran a los ojos fijamente, te da palo decir que no te apetece nada ir a esa fiesta, y acabas soltando la primera chorrada que te viene a la mente. "Lo siento, no puedo, tengo que peinar a mi tortuga". Ups.

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.