7 personas que mejoran tu día a día

Porque no todos los funcionarios son unos maleducados que te hablan con cara de siesos.

Lunes de Pascua. Día 1 d. S. S (después de Semana Santa). ¿Quién iba a decir que 9 días iban a volar tan rápido?, ¿quién?, ¿quién dice que este no es el verdadero Blue Monday? Si es que no nos da ni siquiera lugar a acostrumbrarnos a lo bueno cuando ya nos están despertando del sueño. Pero bueno, mirándolo por otra parte, ya queda menos para en ansiado verano (y si eres de Sevilla, como una servidora, para la Feria). De todas formas, para sobrellevar un poquito mejor la vuelta a las facultados y a los trabajos, hoy sería un buen día para que te toparas con alguna de estas personas:

1. La que sube ese capítulo de tu serie favorita a esa página ilegal. Es cierto, la piratería es algo malo malísimo, pero el que no se haya descargado nada ilegalmente, que tire la primera piedra. Esta persona merece lo que quiera por hacerte feliz cuando llega la noche y estás tú ahí en el sofá sin saber muy bien lo que hacer, por entretenerte hasta las 2 de la madrugada ese sábado insípido, gracias persona anónima.

2. Ese conductor que te ve apurada y te deja cambiarte de carril. Y es que cuando te pasa esto, cuando eres tan sumamente afortunado de encontrarte con ese ángel bajado del cielo, te dan ganas de bajar la ventanilla y gritar a los cuatro semáforos, "ERES MI NUEVO MEJOR AMIGO".

3. La persona que está en el despacho de secretaría de tu facultad que te atiende con una sonrisa en la cara a pesar de que puede haber tenido una mañana de mierda. Son ellos los que hacen que esperar una cola kilométrica merezca la pena. Y si ya encima no tienes que volver otro día para entregar sangre de unicornio (que es lo único que te falta para convalidar esa asignatura) puedes sentirte el rey del mundo. Esto se puede extrapolar a cualquier trabajo de cara al público.

4. La persona que te da las gracias inesperadamente por cualquier nimiedad cuando tú ya habías perdido la fe en la existencia de los buenos modales en este siglo XXI. Y que pide perdón. Reasons to believe. 

5. La señora mayor que te deja pasar delante en la cola del súper porque ve que llevas sólo un par de cosas. Creedme, también existen, y cuando sucede, es maravilloso.

6. El salvador que ve cómo te aproximas al ascensor a medida que se van cerrando las puertas, y en lugar de dejar que se marche, pulsa el botón de "abrir las puertas" (valga la redundancia). Subir cuatro pisos a las 8 de la mañana es algo horrendo, y más si llevas un bolso y el portátil dándote golpecitos en la pierna cada vez que subes un escalón.

7. La gente maravillosa que se presenta sin avisar con un dulce, o una tableta de chocolate Milka con galleta, o cualquier cosa similar a estas así porque sí. Eso es amor y recíproco, eterno. 

 

Estudio Periodismo en la Universidad de Sevilla y pienso mucho aunque no lo parezca. Me gustan el chocolate, los helados y los dulces por encima de casi todo. Soy muy feliz.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.