8 momentos embarazosos que todos hemos vivido

Si el suelo se abriera y nos engullese cada vez que la pifiamos, no quedaría nadie sobre la faz de la tierra.

Si el suelo se abriera y nos engullese cada vez que la pifiamos, no quedaría nadie sobre la faz de la tierra. Todos hemos pasado vergüenza más de una vez en nuestra vida, y sabemos cómo es ponerse de color rojo cuando lo que realmente quieres es volverte invisible. Por eso, he aquí un pequeño recopilatorio de algunas de esas situaciones que alguna vez nos han hecho pensar ¡tierra, trágame!

1. Confundir por la calle a una desconocida con tu madre -que se ha quedado unos metros atrás mirando un escaparate sin que te dieras cuenta- y dirigirte a ella como tal.

La situación empeora cuando en vez de hablarle la abrazas o le das un beso, o, si estáis en el supermercado, depositas productos su carrito. La reacción universal al descubrir que se trata de una extraña -y no de tu madre- es balbucear una especie de disculpa y marcharse disimulando cual psicópata, en vez de explicarle detenidamente lo que ha sucedido.

8 momentos embarazosos que todos hemos vivido | The Idealist

2. Caerte en medio de la vía pública.

El resultado suele ser un corrillo de desconocidos a tu alrededor ayudándote a levantarte mientras no tú paras de repetir "estoy bien, estoy bien, no ha sido nada" e intentas escaparte todo lo rápido que la cojera te permite. Ya te puedes haber roto todos los huesos de la pierna que lo único que te duele en ese momento es tu dignidad.

8 momentos embarazosos que todos hemos vivido | The Idealist

3. No darte cuenta de que la persona a la que estás criticando está justo detrás de ti.

Es la forma que tiene el karma de castigarnos por criticones. Por desgracia, a la mayoría se nos pasa pronto el apuro y no tardamos mucho en volver a las andadas. Siendo más precavidos, eso sí.

8 momentos embarazosos que todos hemos vivido | The Idealist

4. El momento en el que en un grupo grande en el que todo el mundo está hablando de pronto todos se callan a la vez menos tú.

El problema radica en que este fenómeno tiende a producirse en el preciso instante en el que estás soltando alguna salvajada de risas con el que está a tu lado de manera que todos se quedan mirándote fijamente mientras tú no sabes cómo arreglarlo.

8 momentos embarazosos que todos hemos vivido | The Idealist

5. Da igual cómo de limpio o educado seas, errare humanum est y que se te escape un pedo también, especialmente al agacharse.

Si es silencioso siempre puedes disimular; en cambio, cuando resuena cual explosión, nada, a excepción de un meteorito o la repentina aparición de Brad Pitt, puede salvarte de la carcajada y el choteo general.

6. Darte cuenta de que llevas todo el día con un moco colgando.

O restos de comida en un diente, mucho peor si además has estado tomando un café con la persona que te gusta. Si vuelve a llamarte es amor verdadero, que no te quepa duda.

8 momentos embarazosos que todos hemos vivido | The Idealist

7. Romper un vaso en una cafetería.

Racionalizándolo es una tontería, pero no hay ser humano que no quiera desaparecer en ese instante en el que todas las cabezas del lugar se giran instintivamente hacia ti al escuchar el estallido de tu vaso contra el suelo.

8 momentos embarazosos que todos hemos vivido | The Idealist

8. Tus colegas se han escaqueado y te ha tocado a ti ir a comprar para el botellón y...

Justamente al llegar a la caja, cuando llevas el carrito hasta arriba de alcohol -y ya que estamos, condones- te encuentras con algún amigo de tus padres, profesor o tía abuela. Intentas comportarte de la forma más natural posible, y, si surge la ocasión, dejar claro que no tienes problemas con la bebida.

8 momentos embarazosos que todos hemos vivido | The Idealist

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.