9 situaciones (inmejorables) que nos hacen felices sin saber por qué

Hay situaciones que sin saber muy bien por qué nos hacen un poquito más felices.

A veces la felicidad se esconde en los lugares más insospechados.

1. Encontrar dinero en un bolsillo. Da lo mismo que sean 50 céntimos que50 euros, tu ya vas a ir contento el resto del día, aunque probablemente lo dejes en ese mismo bolsillo, se te olvide y comience un ciclo infinito.

2. Dar la vuelta a la almohada. Pocas cosas gratis dan más placer que esto. El lado fresquito de la almohada debería ser considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

9 situaciones que nos hacen felices sin saber por qué | The Idealist

3. Coger el móvil esperando un Whatsapp y que de repente llegue. ¿Habrá sido el azar, el destino, una casualidad de mierda? Seguramente lo tercero pero no deja de ser un buen sentimiento.

9 situaciones que nos hacen felices sin saber por qué | The Idealist

 4. La mañana después. Sí hablamos de eso. Cuando te vas a tu casa por la mañana con una sonrisa en la cara y unos aires de grandeza que ni el mismo Julio Cesar.

9 situaciones que nos hacen felices sin saber por qué | The Idealist

5. Que una chica/o te sonría por la calle. Hay muchas probabilidades de que sonriera a la persona que estaba detrás de ti pero bueno. No vamos a negar que es agradable. En una bar mola incluso más. Si es en un bar con barras de metal y chicas ligeras de ropa bailando en ellas no cuenta.

6. Acabar en primera fila en un concierto. Sin sangre de por medio. Que la euforia, los gritos, los bailes -y el alcohol- te lleven a los pies de tu ídolo no está nada mal.

7. Aprobar un examen habiendo estudiado poco o nada. Aún es mejor si se lo restriegas a los colegas que han sacado un 4.8 (temas morales a parte). Feel like a boss.

8. Que una mujer diga “SÍ”. Nuestro animal mitológico favorito. Da igual que sea a una invitación a una cita, a un “¿te parezco feo?” o a un “¿tienes novio?”.

9 situaciones que nos hacen felices sin saber por qué | The Idealist

9. No madrugar. No poner el despertador, despertarte con el sonido de los pajaritos y levantarte de simple aburrimiento  nos encanta a todos. ¡Qué llegue el verano ya!

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.