Los 12 problemas de ser el único puntual del grupo

Reconozcamos que es difícil ser puntual, sí. También tenemos que reconocer que todos tenemos un amigo que siempre llega puntual, y esto es lo que le pasa.

Articulo especialmente dedicado a aquellos que declaran ser puntuales, "pero les ha surgido algo y ya llegan", "me he quedado dormido pero llego en cinco minutos" o "No te vas a creer lo que me ha pasado". Así es cómo se siente la gente que llega puntual. Tenlo presente antes de llegar tarde de nuevo. El nunca lo haría.

1. La confusión de llegar justo a la hora y no ver absolutamente a NADIE de los que se suponen que ya deberían estar.

2. Entonces no te queda otro remedio que sacar el móvil y hacer como que escribes a alguien importante hasta que lleguen.

3. O caminar haciendo extraños círculos en la calle, como si tuvieses que ir a algún sitio importante.

4. Pero nada, siguen sin aparecer. No queda más remedio que sentarse en alguna esquina a esperar. Y tu piensas que tu pose sentado en medio de la calle es cool, pero así es cómo se ve desde fuera.

5. Llegados a este punto, tienes que empezar a mirar de vez en cuando el reloj, pero MUY disimuladamente, no vaya a ser que el resto de la gente piense que te han dejado plantado o algo.

6. Durante el invierno, además, tienes que hacer todo esto con el frío que casi preferirías que viniesen los Caminantes Blancos desde Más Allá del Muro para acabar rápidamente con tu sufrimiento

7. Pero no te pienses que si estás dentro de algún sitio sin pasar frío la situación va a mejorar, porque no puedes pedir la comida hasta que todos aparezcan.

Esta es la parte conocida como asimilación. Ahí estás tú, puntual, desorientado, sin tener nada que hacer, sin poder ir a ningún lado. Sabes a lo que me refiero, porque lo has vivido.

8. En un acto de valentía, decides llamar para ver dónde están y te contestan que se han dormido porque ayer se echaron a dormir tarde.

9. O peor aún, dicen aquello de "Ya estoy llegando", que es tan genérico que se puede utilizar desde el momento que sales de la ducha hasta que finalmente llegas.

10. Llegas el primero de tus amigos a una fiesta en la que hay gente que no conoces de nada, y ahí estás tú, volviendo a hacer el punto 2.

11. Entonces te da por pensar si sus relojes irán bien, y llegas a la conclusión de que la única explicación posible es que funcionen así...

12. Y diseñas un plan maléfico para que la próxima vez que quedéis, les digas a todos de quedar media hora antes para que así lleguen igual de puntuales que tú.

 

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.