7 catástrofes que han tenido lugar en tu cocina

Ferrán Adriá ya está temblando...

Hay unos comienzos que son más complicados que otros, y para algunas personas cocinar puede resultar un rato, incluso para los que ya medio se dominan entre fogones. Aquí podrás encontrar 10 maravillosas experiencias que probablemente hayas vivido en tu cocina:

1. Cuando crees que ya puedes afirmar que tienes dominado el microondas...

Te pasas con el calor y ¡¡zas!! vaso roto, ha explotado como por arte de magia. 

2. Tú ya llevas otro nivel, ya eres capaz de hacer pasta...

Hasta que pones más de la cuenta y el agua acaba hirviendo en su totalidad ofreciéndote unos maravillosos macarrones pegados. Fue bonito mientras duró.

3. Plato del día: croquetas.

Todo va bien, hasta que decides echarlas a freír antes de que el aceite esté lo suficientemente caliente. Obtendrás croquetas que parecerán haber salido de Mordor, y aceitosas, muy aceitosas, tanto como para darte dolor de cabeza.

4. Gratinar.

Pones la temperatura y el tiempo adecuado y te vas. Vuelves en diez minutos y tu queso sigue en el mismo estado. Repites el paso anterior cinco veces hasta que te decides a cambiar el modo del horno o la temperatura, te vas dos minutos y cuando vuelves el queso está más negro que un tizón. Dolor.

5. Estás haciendo tu primera hornada de galletas con toda la ilusión del mundo...

Hasta que empiezas a notar un olorcillo a quemado curioso. Sí, se te han quemado. Sí, deberías haber hecho caso a eso de que "no todos los hornos son iguales". Pero a pesar de todo, tú las vas a querer igual.

6. El archiconocido huevo frito kamikaze que muere matando con los salpicones de aceite hirviendo.

El mal, es el mal. Al menos están buenos.

7. La primera tortilla de patatas.

Sin duda es uno de los platos de los que más situaciones variadas se pueden derivar: que se te pegue, que te se queme, que se te quede hecha por fuera y cruda por dentro, que acabe en mil pedacitos cuando le des la vuelta... La tortilla es apasionante.

Está claro que estas 7 catástrofes se quedan cortas: bizcochos que no suben, pizzas quemadas, filetes cuya mitad se queda en el perol o la plancha, rebozado excesivamente hinchado... ¡Así que animaos a experimentar!

Estudio Periodismo en la Universidad de Sevilla y pienso mucho aunque no lo parezca. Me gustan el chocolate, los helados y los dulces por encima de casi todo. Soy muy feliz.
Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.