9 frases que una mujer nunca debe olvidar

We Can Do It!

En la vida es importante saber lo que uno vale y lo que merece.

Esto va dedicado a todas esas mujeres que alguna vez se sintieron inseguras, débiles, asustadas o insatisfechas consigo mismas por no gustarle a un chico, por pensar que aquella otra chica es mucho más guapa que ella, por no ir lo suficientemente arreglada o por no ser frágil y delicada como una rosa, entre otras tonterías más: basta.

No perpetuemos más el machismo y querámonos a nosotras mismas por encima de todas las cosas.

Estas son 9 frases que una mujer no debe —por nada del mundo— olvidar:

1. Los príncipes y las princesas, para los cuentos.

Nos gustan los pintalabios rojo peligroso, los tacones demasiado altos, las faldas demasiado cortas, comer pizza hasta reventar, beber una cerveza tras otra, ir al baño con la puerta abierta cuando estamos solas, bailar desenfrenadamente... vamos.

No somos princesas ni queremos serlo.

Y olvídate: lo más cerca que estarás de un príncipe en tu vida será tu padre. ¿Y qué mejor que eso?

2. Vístete como si fueras a ver al amor de tu vida, a tu ex y a tu peor enemiga si TE DA LA GANA.

Que sí, que ir divina siempre está genial, pero seamos realistas, donde estén unos zapatos y ropa cómoda que se quite lo demás. No se puede ir todos los días perfecta, y yo soy igual de feliz con un moño y unos vaqueros.

                                                       

3. No es que no exista mujer fea, sólo mal arreglada; preócupate más de no ser fea por dentro.

La personalidad enamora y la belleza, con los años, se deteriora.

4. Nadie tiene derecho a llamarte gorda.

Cuídate, haz deporte y mímate por y para TI, no porque no le parezcas atractivo a tal o cual persona. Si no se da cuenta de lo que tiene delante, no te merece ni por asomo. Olvídate y puerta.

5. La curva más bonita de una mujer es su sonrisa.

Verdad, verdad y más que verdad.

6. Nadie te va a querer como te quieres tú.

Para amar a alguien, antes es necesario quererse a uno mismo, recuerda.

7. Ser prostituta es un trabajo digno; y ser libre, no es ser una puta.

Nadie, absolutamente nadie tiene derecho a llamarte así por vivir como quieras y hacer lo que quieras con quien quieras.

 

8. Si buscan una mujer "bien bonita, callada, que no me diga ná", que se compren una muñeca hinchable.

Que nadie te calle. Di siempre lo que piensas. Hazte valer.

9. "Big girls CRY". ¿Quién dijo que las mujeres grandes no lloran?

Está bien no estar bien, como diría Jessie J. Es más grande y fuerte quien demuestra debilidad a veces, que quien intenta ocultarla.

Y estas son solo unas pocas de las cosas que deberías saber pero, sobre todo, no lo olvides: quiérete. Mucho.

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.