Woody Allen en Semana Santa: 10 películas para 10 días de vacaciones

Es un buen momento para revisar alguna de las mejores películas del cineasta americano.

Se acercan unas fechas festivas y, si no tenéis planeado nada que implique mucho ajetreo, puede ser un buen momento para revisar alguna de las mejores películas del cineasta americano. Hemos preparado una pequeña lista para que descubráis a este aclamado director, además de actor y guionista, o que, en caso ya de haberlo hecho, podáis revisar lo que os proponemos, pues siempre se agradece revisarlo. Claro que sí.

1.Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo pero nunca se atrevió a preguntar (Everything You Always Wanted to Know About Sex But You Were Afraid to Ask) (1972).

El título es, ya de por sí, bastante explícito. El último de los cortos que contiene la película, aquí expuesto, para un total de seis, es de lo más gracioso que verás en tu vida.

2. Annie Hall (1977).

Qué decir de este clásico, la verdad, en la que el director se haría mundialmente famoso y sobre el que descansan gran parte de las genialidades y manías de este pequeño maestro. Una mirada aparentemente tontorrona, pero asombrosamente sesuda, sobre el amor. Sí, sesuda.


 

3. Manhattan (1979).

Rivalizando eternamente con la anterior, llega nuestra tercera. Sería duro escoger entre una de los dos, aunque la última escena de ‘Manhattan’ siempre nos lleva hacia el mismo lado. Y por cierto, Meryl Streep en esta peli pone el listón muy alto.


 

4. Zelig (1983).

Falso documental; proyecto absolutamente alocado. A pesar de haber pasado más de 20 años desde su ejecución, sigue siendo un filme graciosísimo que no ha perdido nada de chispa. Un personaje aparentemente real que describe su experiencia como ser humano y nos deja pensando en lo aburrida que puede llegar a ser la nuestra.


 

5. Hannah y sus hermanas (Hannah and her Sisters) (1986).

Un trabajo actoral increíble, donde destaca Dianne Wiest, conforma una película conmovedora y que, desgraciadamente, nos recuerda lo lejos que anda el actual Allen de sus buenos años. Toda la cinta contiene una aire melancólico… Por qué será. Pero se lo perdonamos.

6. Maridos y mujeres (Husbands and Wives) (1992).

Woody sigue dándole vueltas a sus eternos temas y, de forma sorprendente, vuelve a crear otra perla, de corte más íntimo, esta vez, con unas actuaciones que vuelven a rayar lo espectacular. Vueltas alrededor de unos matrimonios que afrontan un período de crisis del que no podrán escapar sin profundas cicatrices.


 

7. Balas sobre Brodway (Bullets over Broadway) (1994).

La favorita de un servidor, aunque tampoco sabría explicar por qué. Una verdadera comedia (nada de esos pastiches a los que estamos hoy acostumbrados) repleta de destellos de calidad y de clase. Sobre todo, clase. No es, ni de lejos, la más destacada, de acuerdo. Pero tiene algo, (sensación similar a esta ocurre con ‘Mighty Aphrodite’).Ya solo por ver el papel de Chazz Palminteri, siendo ese gangster imaginativo, merece un visionado.

8. Desmontando a Harry (Deconstructing Harry) (1997).

Posiblemente, su película más inspirada y con un guion mejor resuelto, rayando la excelencia. Si queréis demostrar que Allen es un genio, escoged esta.

9. Match Point (2005).

Algún mayor discute sobre que no deja de ser una revisión de ‘Delitos y faltas’, y no lo negaremos, pero, bueno, Scarlett jugando al ping-pong. Esa imagen ocupa la mente de muchos, al repasar esta obra. De ahí el mérito de Jonathan Rhys Meyers, que es capaz de construir el mejor personaje masculino en una peli de Allen sin ser el propio Allen.

10. Medianoche en Paris (Midnight in Paris) (2011).

En los últimos años, nuestro amigo Woody ha venido perdiendo fuelle, algo muy lógico, por otra parte. Son demasiados años en el candelero y ni él mismo niega sus carencias actuales (edad, originalidad, financiación…) Sin embargo, la ambientada en la ciudad de las luces, y del amor, recoge muchos de las neuras del neoyorquino, siendo curioso, de este modo, ver cómo se pueden trasladar a la siempre idílica París. Nunca alcanza la calidad de sus primeros trabajos, cierto es, lo que no le impide dejar un muy buen sabor de boca al disfrutarla, al contrario que su ‘homónima’ romana, ciertamente fallida.

Tiene muchísimas más y es realmente complicado encontrar tanto y tan bueno en, prácticamente, ningún director del mundo; salvo él.

Apenas nada en su carrera baja del notable (no más de dos o tres tropiezos), admitiéndose, por qué no, algunos cambios en esta lista, ya que recurriendo a Woody el mejor cine está asegurado. Desde siempre.

Utilizamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.